viernes, 15 de agosto de 2008

El silencio

Por tus manos indolentes
mi caballo se desflora…
Sufro vértigos ardientes
por las dos tazas de moka
de tus pupilas calientes…
¡Me vuelvo peor que loca
por la crema de tus dientes
en las fresas de tu boca!...
En llamas me despedazo
por engarzarme en tu brazo;
y me calcina el delirio
cuando me yergo en tu vida,
toda de blanco vestida,
¡toda sahumada de lirio …!

Delmira Agustini

1 comentario:

Alejandra dijo...

que onda dali felicidades por los poemas que subiste estan bien chidos a ver si te das una vuelta por mi Hi5 y checas los que he hecho no esta¿n tan chidos pero hice el intento jajajajajajajaja